Escrito por Estefanía Asensio

Cuando pienso en Jordania me viene a la cabeza uno de mis mejores viajes. Fue en agosto de 2013 y supuso mi primer gran viaje fuera de Europa. Soñaba con ver Petra desde que la estudié en una de mis clases de arte en la universidad y desde entonces no se me iba esa imagen de la cabeza. No sabéis cómo salté de felicidad cuando me tocó como destino para realizar el trabajo final del Máster de Periodismo de Viajes que cursé en la Universidad Autónoma de Barcelona. Desde ese día hasta el que puse pie en el país, me invadía la emoción al pensar que al fin estaba a punto a ver con mis propios ojos el Tesoro de Petra.

En Jordania he tenido la oportunidad de ver alguna de las cosas más bonitas de mis viajes, y Petra sigue siendo, a día de hoy, el lugar más bonito que he visto nunca. Aunque he de reconocer que Bagán le sigue muy de cerca…) Aquí os presento la ruta que hice con todos mis consejos y recomendaciones para recorrer de norte a sur este increíble país. ¡Preparaos para un viaje viaje realmente inolvidable!

Algunas fotos de Jordania, hay muchas más aquí


Puedes leer la guía al completo o hacer clic en el apartado que te interesa para que te lleve directamente a él.

¿CUÁNDO ES LA MEJOR ÉPOCA PARA VISITAR JORDANIA?

¿CÓMO LLEGAR?

MI RUTA

MONEDA

VACUNAS

VISADO

TRANSPORTE

CONSEJOS

CUIDADO CON…

MIS POSTS SOBRE JORDANIA

¿CUÁL ES LA MEJOR ÉPOCA PARA VISITAR JORDANIA?

Aunque todas las recomendaciones que he leído aconsejan evitar los meses de verano por el calor, he de decir que yo fui en agosto y lo pude soportar sin problemas. La parte positiva de tener que achicharrarte al sol durante los meses de más calor es que hay menos visitantes en esta época del año. En Petra, por ejemplo, me encontré muy poca gente y aunque sea sólo por eso, personalmente creo que ya merece la pena viajar en verano.

Sin embargo, si te da miedo pasar mucho calor, la época recomendada para visitar Jordania es en primavera (de marzo a mayo) o en otoño (de septiembre a noviembre)

¿CÓMO LLEGAR?

En avión: Si Jordania es tu primera parada, es más que probable que tu vuelo internacional llegue a Amán. El de Amán, la capital del país, y el de Aqaba, en el sur pegado a Arabia Saudita, son los únicos aeropuertos de Jordania. Comprar un vuelo directo a Aqaba es mucho más caro que uno que aterrice a Amán, por lo que la mayoría de las rutas se inician aquí. También fue este mi caso, por lo que el itinerario que te propongo aquí parte de Amán y finaliza en el mismo sur del país, Aqaba. Si tú aterrizas en este último o llegas en barco desde Egipto, también puedes hacer la ruta inversa.
En bus: aunque Amán está a solo 72 km de Jerusalén se tarda un poco en llegar así que hay que armarse un poquito de paciencia. Yo hice la ruta inversa:
*Escapada a Jerusalén desde Amán

Resulta demasiado tentador hacer aunque sea una pequeña escapada desde la capital Jordana a la capital Israelí. La parte positiva es que el trayecto en sí es bastante sencillo (aunque un poquito largo para tan pocos quilómetros pero, ¿qué importa? ¡Vas a visitar Jerusalén!), pero la negativa es la misma frontera entre los dos países, muy lenta y larga.

  • Primero tienes que llegar a la frontera jordana llamada Allenby o King Hussein Bridge a 57 km (Cuidado: está abierto de domingo a jueves de 08:00 a 20:00 horas para las llegadas y de 8:00 a 14:00 horas para las salidas. Viernes y sábado es de 08:00 a 13:00 horas.) Lo más sencillo es que tomes un taxi por unos pocos euros, yo pagué 5 pero siempre puedes regatear, o también puedes tomar un bus en la estación Tabarbour. Según tengo entendido no hay horarios, los buses parten cuando se llenan y valen un par de euros.
  • Una vez en la frontera jordana vas a tener que responder a algunas preguntas además de enseñar tu pasaporte. Aquí no me pusieron mayor problema pero he leído en foros que hay gente a la que tuvieron bastante tiempo esperando. Es cuestión de suerte, supongo.
  • Cuando hayas acabado, van a meterte en un autobús para ir al control fronterizo israelí, y aquí es donde todo es diferente. Cuando yo llegué, éramos apenas unas 40 personas para cruzar el país y tardaron alrededor de 2h dejarnos pasar. Revisaban casi todas las mochilas con perros y polvos para descubrir cualquier cosa irregular y, entre eso y lo lento que atendían a las personas en las colas, me retrasó muchísimo tiempo. Aún así, he leído que hay gente que tardó incluso 5h para salir, así que creo que a pesar de todo tuve suerte. Cuando por fin te autorizan a pisar suelo isralí, te entregan tu pasaporte con un sello en una hoja aparte que vas a tener que conservar como si fuese tu hijo. No estampan el sello directamente en tu pasaporte porque de lo contrario tendrías problemas para pasar las fronteras de los países vecinos.
  • Una vez hayas conquistado el control fronterizo, vas a ver que hay muchos minibuses y taxis para ir al centro de Jerusalén. No salen hasta que se llenan, pero son económicos. Yo me fui con una minivan de unos 15 pasajeros por 7 euros.

Si estáis pensando que es un poco pesado todo el trámite mi consejo es que no lo dudes ni un segundo porque ver Jerusalén MERECE LA PENA DE LARGO. Cuando estés paseando entre las milenarios calles de la ciudad se te olvidará todo lo pesado de la frontera.

MI RUTA

Ahora sí, ¡empezamos con la ruta por Jordania!

1) AMÁN

Del aeropuerto Reina Alia al centro de la ciudad hay 35 km, se tarda entre media hora y cuarenta y cinco minutos y hay dos opciones para llegar:
  • En taxi, por unos 15 JD (19 euros). Compartiendo con otros viajeros sale por unos pocos euros cada uno.
  • En autobús, por 2 JD (2,50 euros) y pasan cada media hora entre las 6 am y las 23 pm y cada hora entre las 23 pm y las 6 am.

¿Qué ver?

Ciutadela: Si quieres disfrutar de una gran vista de la ciudad, no puedes dejar de acercarte hasta aquí. Se puede acceder andando pero el calor y las subidas hacen que sea un paseo un poco cansado, así que si quieres puedes coger un taxi por unos pocos euros. Aunque en su mayoría sólo quedan ruinas, este es uno de los lugares habitados más antiguos del mundo y un lugar de paseo para los Jordanos. Cuando yo lo visité, estaba plagado de gente paseando, de niños correteando y de jóvenes haciendo acrobacias. 

Teatro romano: Está perfectamente enclavado en la ciudad y es el más grande del país. No sé si la vista es más impresionante desde bajo viendo sus empinadas escaleras, o desde arriba, desde donde se ven perfectamente las colinas de Amán. Pero, sin duda, lo que más me gustó fueron los niños que jugaban en sus escaleras pidiéndome divertidos fotos para que se las enseñase después y conocer a gente sentada en sus escaleras. La entrada cuesta 2 JD. En el mismo recinto está el Museo del Folclore y de las Tradiciones populares y costumbres incluido en el precio de la entrada.

Mercados (el Suq): Me encantan los mercados. De todo tipo. Adoro perderme entre ellos y descubrir todo lo que tienen y aquí puedes encontrar absolutamente de todo.

Mezquita Rey Hussein: No muy lejos de allí se encuentra esta mezquita y, aunque no están permitidas las visitas, es muy interesante observar las oraciones desde el exterior y ver cómo gira el día a día de los Jordanos entorno a este lugar.

Mezquita Rey Abdullah: La reconocerás fácilmente por su enorme cúpula azul. Si eres mujer, te recomiendo que no te pierdas la zona de oraciones para las mujeres. Es mucho más pequeña y tranquila que la de los hombres y puedes aprovechar para conocer a mujeres locales. Yo tuve la suerte de conocer a Rameh y a su familia y llevarme un recuerdo increíble de cómo viven la religión y lo amables que son con los extranjeros.

Parte moderna: lejos del Amán más tradicional, la zona moderna de la ciudad sorprende por sus contrastes: edificios enormes (como el Jordan Gate Twin Tower o la Torre Rotana) hoteles de 5 estrellas, restaurantes gourmet…


2) JERASH

¿Cómo llego?

Está a sólo 53 km de distancia al norte de Amán y se tarda alrededor de 1 hora.

  • Una vez más, si viajas con más gente o encuentras más viajeros con los que juntarte para compartir gastos, puedes negociar un taxi por unos pocos euros.
  • La otra opción es tomar un bus en la estación Tabarbour. Al igual que para ir Jerusalén, no hay horarios, los buses salen cuando se llenan y cuestan unos 3 JD.

Merece mucho la pena visitar esta antigua ciudad romana, una de las mejor conservadas del mundo. Forma parte de la Decápolis del Imperio Romano.

La entrada es de 8 JD y fijaos bien porque se compra cerca de la entrada al recinto, cerca de las tiendas de recuerdos. Así que no os pase como a mí, que tuve que volver a la entrada después de haberme recorrido todo el camino hasta el acceso a las ruinas.

Aquí volví a encontrarme a Rameh, la mujer que conocí en la Mezquita del Rey Abdullah en Amán y tras un caluroso abrazo, me llevo de la mano a comprarme un recuerdo de Jordania: un pequeño jarrón con dibujos de arena y mi nombre grabado.

De vuelta a Amán, como viajaba en taxi, le pedimos al conductor que parase en el Río Jordan, y pude ver el atardecer contemplando este mítico río.


4) PETRA

No creo que haya nada que pueda decirte que esté a la altura de lo bello que es este lugar. Mi único consejo es que te tomes tu tiempo y, si dispones de días, te quedes al menos dos para recorrer las ruinas con tranquilidad.

  • Hay entradas por 1 día (50 JD: 61 euros), 2 días (55 JD: 68 euros ) y 3 días (60 JD: 74 euros). (Los niños menos de 12 entran gratis)
  • También hay entradas nocturnas a las 22h30 los lunes, miércoles y jueves por 17 JD. (Los niños menores de 10 años entran gratis) A mi no me cuadró en el viaje y no tuve la suerte de poder verlo. ¡En mi próximo viaje no me lo pierdo por nada del mundo!

¿Cómo llego?

Se tarda unas tres horas desde la capital y tienes varias opciones para desplazarte:

  • Bus local: Esta vez tendrás que ir a la estación Abdali, pues los autobuses que van al sur del país salen de aquí. La compañía que oferta está ruta es JETT Bus y el primer autobus sale a las 6.30 am y llega a Petra a las 10h.30.
  • Taxi: Es las opción más cómoda y rápida. Lo mejor es que intentes compartirlo con más viajeros para abaratar el precio.

Una vez estés en el pueblo de Petra, de allí a la entrada a la ciudad antigua hay 15 minutos en coche. Normalmente los hoteles tienen un servicio gratuito que te traslada a la entrada al recinto, pero si no es así deberás tomar un taxi por unos pocos euros.


Consejos para Petra:

  • Una vez más, ¡madruga! La entrada del recinto a la ciudad de Petra abre a las 6 am hasta las 4 pm (en invierno) y las 6 pm (en verano), por lo que mi consejo es que estés allí media hora antes para ser de los primeros en poder entrar. Créeme, lo vas a agradecer cuando seas los de los primeros en atravesar el desfiladero del Siq sin decenas de turistas a tu alrededor.
  • Si estás pensando por qué camino entrar, por favor, acepta este consejo: hazlo por el desfiladero del Siq. No soy capaz de escribir la emoción que se siente al caminar por ese increíble desfiladero, descubriendo poco a poco y atento la llegada del perfil del Tesoro a cada paso que das.

  • Si estás pensando por qué camino acabar: hazlo desde el mirador. Ver las vistas del Tesoro al final de tu ruta como plato final, sentado frente al mirador del Gran Tesoro y sin nadie alrededor. Cuando yo llegué, a las 17h de la tarde, estaba COMPLETAMENTE sola.
Jamás JAMÁS J-A-M-Á-S se me olvidará este momento…
  • Ya sé que puede darte pereza pero… ¡sube las 800 escaleras que dan acceso al Monasterio! ¡¡Estás en Jordania!! ¿¿Qué más da?? Créeme, no te vas a arrepentir…
  • Importantísimo: llévate un mapa de Petra para saber por dónde te estás metiendo. No es muy evidente moverse, así que hazte con una buena guía con mapa o intenta buscar uno en internet aunque creo que no hay mucho donde elegir. Lo mejor que he encontrado yo es esto. En los hoteles suelen darte un mapa pegatina.
  • Y, sobre todo, elige bien cómo quieres ver Petra. Si lo haces sol@, te va a costar más y te va a llevar más tiempo, pero vas a ir al ritmo que quieras tú. Si lo haces con guía va a ser más sencillo, pero no vas a tener tanta libertad para quedarte el tiempo que quieras en cada lugar.
  • Por último, te aconsejo que subas a lo alto del pueblo de Petra para poder contemplar una panorámico increíble de las montañas de roca de Petra.

5) WADI RUM

¿Cómo llego?

Desde Petra al desierto de Wadi Rum hay 1h30 de trayecto. 

  • En bus: Hay un bus que sale de la estación de Wadi Musa a las 6.00 am y cuesta 5 JD. Si preguntas en tu hotel, puedes pasar a recogerte sin cargo adicional. Sin embargo, por lo visto tarda bastante en recoger a todos los pasajeros y acabe saliendo sobre las 8.00 así que no es muy recomendable si tenéis prisa.

¿Qué hacer?

Hay alguna cuenta que lo hace por su cuenta alquilando un coche, pero lo más probable es que tengas que reservar un tour. Cuando llegues a Wadi Rum, en la entrada del centro de visitantes, vas a poder reservar el que quieras. El alojamiento es en jaimas en el desierto y es una experiencia muy chula. Cualquier ruta va a estar plagada de paisajes maravillosos llenos acantilados y cañones de un color naranja intenso. Los lugares más conocidos son el puente de Jebel Umm Fruth, la montaña de los Siete Pilares de la Sabiduría (Jebel Makhras)

Consejos:

  • Pídele a tu guía que te lleve una de las noches al desierto. Contemplar las estrellas tumbada en la arena y con la música del jeep de mi guía fue una experiencia increíble. Aún puedo oír “Aïcha, Aïcha, écoute-moi“…
  • No seas perezoso y levántate temprano para ver el amanecer en medio del desierto. Es una sensación increíble…
  • Revisa tus zapatos cuando te levantes por la mañana, no vaya a ser que te encuentres un escorpioncito descansado dentro.

Mi jeep por el desierto. El conductor se divertía mucho bajando y subiendo las dunas a toda velocidad… ¡pero yo no lo pasé tan bien!
En una de nuestras paradas este beduino nos invitó a todos a tomar té y nos obsequio con su música.

6) AQABA

Aqaba es una ciudad tranquila en la que relajarse, así que después de tanto desierto y tanta zona árida creo que es la mejor forma de acabar un viaje por Jordania.

¿Cómo llego?

De Wadi Rum a Aqaba hay apenas 1 hora de ruta.

¿Qué hacer?

Bañarse y hacer snorkel en el Mar Rojo, disfrutar de la oferta de restaurantes de la zona, visitar la Mezquita de Sherif Al-Hussein, hablar con los lugareños… Yo pasé una tarde muy buena charlando con Abraham y sus amigos. Uno de ellos me enseñó a hacer una figurita de arena dentro de un pequeño bote de cristal

Tranquilidad absoluta…
Este es de los momentos del viaje que recuerdo con más cariño…
Ya sé que no os lo creéis, pero esta figurita de arena la hice yo gracias a la ayuda de uno de los amigos que hice esa tarde. 😀

7) MAR MUERTO

En el trayecto de vuelta a Amán para tomar el avión de regreso a casa paré a conocer por fin el Mar Muerto. Como os he comentado a lo largo de todo el post, me moví en taxi, así que no fue difícil acordar con el conductor una parada de unas horas en este lugar. Cómo no, vivir la experiencias de dejarte ir en el agua y flotar es algo que no hay que perderse estando en este lugar único en el mundo. Yo tenía mucha curiosidad por experimentarlo y he de decir que es una sensación muy… aceitosa. Así que no te recomiendo meter la cabeza bajo el agua. También hay que tener cuidado si tienes algún corte en la piel porque te va a escocer de lo lindo… Al contrario que en Aqaba, donde las mujeres se bañan con ropa y los turistas también deben hacer lo mismo, aquí no hay problema si vas en bikini o bañador.

Estuve varias horas hasta que empezó a anochecer y me lleve a casa el recuerdo de uno de los más bellos atardeceres de mis viajes:

(Os prometo que esta imagen no tiene Photoshop, ¡el color naranja era así de intenso!)


MONEDA

La moneda oficial es el dirham jordano (JD). 1 JD equivale a 1,2 €.

En Amán no tendréis problemas para encontrar casas de cambio y en el pueblo de Petra hay una en pleno centro.

VACUNAS

No hay ninguna vacuna obligatoria, aunque sí se recomienda la de la fiebre tifoidea y tener en orden la del Tétanos y la Hepatitis A y B.

VISADO

Si eres ciudadano español, peruano, argentino, boliviano, brasileño, chileno, ecuatoriano, mexicano, paraguayo o uruguayo puedes solicitar la visa a tu llegada y tienes 30 días para circular libremente por el país. Los ciudadanos de Colombia (¡lo siento Colombianos!) deben pedir visa con 30 días de antelación y pagar 50 dólares.

TRANSPORTE

  • Taxis dentro de la ciudad:

Tened cuidado con algunos taxistas. Yo tuve una mala experiencia en Amán. En una ocasión tomé un taxi para volver a mi hotel y empezó a darme vueltas por la ciudad como a una tonta. Al final tuve que enfrentarme a él para que parase el taxi y me fui sin pagarle por haber querido estafarme.

  • Taxis para viajar entre ciudades:

Ha sido la primera vez que me he movido íntegramente en taxi por todo el país. Los precios son tan económicos que resulta una muy buena opción. Lo mejor es intentar juntarse con otros viajeros para compartir gastos y viajar más cómodamente.

  • Autobuses:

No tomé ninguno pero son muy económicos y no puedo contaros si son cómodos o si son una buena experiencia como método de transporte en Jordania. Aun así, son la mejor opción si viajas solo. La compañía más conocida que aún opera actualmente es JETT.


CONSEJOS

  • Siendo mujer y viajando sola no tuve ningún problema ni ninguna situación incómoda con los hombres a excepción de Aqaba, donde me parecieron muy insistentes, pero nada más.
  • Sí, hace mucho calor, pero cuando viajamos a países con códigos culturales diferentes, también debemos mostrar un respeto a sus tradiciones. Mi consejo es que viajes con pantalones por debajo de la rodilla y sin enseñar los hombros para sentirte más cómoda.
  • Los Jordanos, sean mujeres u hombres, son gente muy abierta y acogedora aunque de primeras tengan un semblante serio. Si hablas con ellos, te sorprenderán mucho.
  • Al igual que los niños, no te extrañes si los adultos también te piden que les saques fotos con tu cámara para que luego se las enseñes. En mi caso fue también la excusa perfecta para entablar conversación con la gente.

CUIDADO CON…

  • Las estafas: Sí, como es evidente, algunos Jordanos van a tratar de engañarte para sacarte dinero en las zonas turísticas, como me pasó a mí en mi visita a Petra. Después de pagar el ticket, me dirigí andando hasta la entrada al desfiladero. Sabía de sobra que se tardaba más o menos 30 minutos en llegar al Siq. Me encanta andar y es un camino precioso, así que ni se me ocurría cambiar el itinerario o tomar otro medio de transporte. Un hombre se me acercó con su caballo y me dijo que me llevaba por un muy buen precio hasta la entrada al desfiladero y cuando le contesté que no quería, me dijo que no se podía ir andando, que se tardaba 2h30 en llegar a la entrada y que iba a llegar muy cansada. Se puso muy pesado y no paró de insistirme, así que tuve que pararme y enseñarle mi guía donde ponía toda la información para que me dejase tranquila, pero aún así estuvo persiguiéndome un rato hasta que se cansó.

MIS POSTS SOBRE JORDANIA

¿Te has quedado con ganas de conocer más historias sobre Jordania? También puedes leer “Voces de Rameh I” y “Voces de Rameh II”: mis dos posts sobre Jordania contados a través de mi encuentro con una mujer jordana.

¿Te apetece leer más sobre Jordania? Tras mi viaje, escribí un relato titulado “La leyenda de Petra” para la Editorial Cuadernos Livingstone que puedes descargarte gratis al final de la página a la derecha. ¡Espero que te guste!

Historias relacionadas