Escrito por Estefanía Asensio

La primera vez que puse el pie en un avión fue en 2010. Llevaba 240 euros para 10 días en Italia en lo que fue no solo mi primer viaje de verdad, si no también el primero en solitario. Cuando tuve que obligarme a meterme en el avión de vuelta a casa ya venía intoxicada –para siempre- de esta droga que se llama viajar. 7 años y 364 días después, cuando miro atrás y veo todo lo que he tenido la suerte de conocer, los lugares que he tenido la oportunidad de contemplar, toda la gente maravillosa que se ha cruzado en mi camino, todas las cosas que he llegado a entender, a aprender y a comprender… me invade un sentimiento de gratitud y plenitud que ni siquiera alcanzo a poner en palabras.

Cuando empecé este vídeo pretendía mostrar en imágenes casi 6 increíbles meses de viaje por Asia y, al ver cada uno de los vídeos, al recordar cada uno de estos rincones fascinantes que he visto por el mundo, al emocionarme de nuevo con todo lo vivido, he vuelto a ser plenamente consciente de algo muy importante para mí: lo conseguí. Conseguí llevar la vida con la que siempre soñé y que siempre me pareció únicamente un sueño lejano. Por ello, y por los maravillosos viajes que he tenido la ocasión de llevar a acabo estos últimos 7 años, brindo por este 2017 que está a punto de marcharse y le doy la bienvenida al 2018, esperando que me traiga experiencias tan o más increíbles que las vividas hasta ahora. ¡Nunca dejéis de soñar, nunca dejéis de intentarlo y nunca dejéis de arriesgar para tener la vida que queréis para vosotros! ¡FELIZ 2018!

 

Historias relacionadas